Freimos las albondigas un momento...